GRACIAS

Gracias a todos los que enriquecen éste espacio con sus comentarios, compartiendo sus experiencias.
Gracias a todos los que me hacen llegar sus palabras por otros medios (por mail, por teléfono, personalmente)
Su participación me anima a seguir escribiendo; espero que los anime también a ustedes.

El que quiera escribir una nota en ORBILIBRO, no tiene más que solicitarlo para que yo le envíe la invitación.





sábado, 19 de diciembre de 2009

MAFALDA


Yo no tenía mucha experiencia con historietas: a veces, al pasar por algún quiosco de revistas, o antes de algún viaje, mi papá me compraba la revista Jardincito, Barbie, ó algún librito para pintar o de pasatiempos; cuando le compraban la Billiken a mi hermana, yo me quedaba con la sección "Billi"que era para más chicos.


A los siete años, conocí a Mafalda.

No recuerdo en ocasión de qué, pero andábamos con Hernán, Betsy (mis hermanos mayores) y mi padre por ahí, y pasando por un quiosco de revistas muy grande, mi papá nos dijo que eligiéramos algo cada uno. Yo miraba como perdida todas las cosas que había. Muchas de las revistas ni las conocía y no estaba segura de qué quería llevar. Mi hermana se me acercó con un librito rosa y me dijo: "mirá yo me voy a llevar un librito de Mafalda, es re lindo te va a gustar, fijate" Ojeé las primeras páginas y me gustó, pero lo que más me convenció fue el entusiasmo de Bet, yo confiaba mucho en su criterio. Entonces, yo me llevé el librito 1 y ella se llevó el 2, para después intercambiarlos. Durante las semanas siguientes, mi papá me tuvo que ir comprando el libro 3, el 4, ¡y así hasta llegar al 10!



Es cierto, al principio no entendía todos los chistes, o al menos no totalmente. De hecho, debía recurrir a mi mamá bastante seguido:

"Mami, ¿qué es Burocracia?"

"¿Qué es Vietnam?"

"¿Quién es Fidel Castro?"

"¿Qué es EMAUS?"

"¿Qué es el comunismo?

"¿Qué es promiscuidad?"

"¿ Y tabú?"

"¿Y traficante de blancas?

"No entiendo qué pasa en china"



Y así...

¡JAJA! ¡Pobre mi mamá! Ella me explicaba con toda la paciencia del mundo. Jamás me dijo: "no sé", ó "ahora no puedo", ó "no me hinches". Siempre me explicaba todo. Al menos, hasta que me enseñaron en el colegio a usar el diccionario. Entonces me decía: "Buscalo en el diccionario, si no lo encontrás, yo te digo lo que significa". Y, yo, con cara de "UFA", buscaba la palabra en el diccionario y leía la definición en voz alta para que mi mamá me ayudara a entender y me diera ejemplos.



Bien, el tema es que cuando terminé de leer los diez libritos de MAFALDA, los seguí leyendo, una y otra vez. Me ayudaban a pasar las noches de insomnio más duras, en las que no podía ni concentrarme en un cuento o una novela. Y así fui creciendo con Mafalda. Pero, creciendo en serio, porque de pronto, cuando volvía a leer algún chiste, me daba cuenta de significados que antes no había entendido del todo, cosas que fui aprendiendo con el tiempo, con la experiencia, con diferentes lecturas o en el colegio, relacionadas con la historia, con la política, la economía, la sociedad, etc. Y es que, todavía no deja de sorprenderme, la actualidad que tienen los chistes, a pesar del tiempo transcurrido desde su publicación. Imagínense que cuando yo los empecé a leer, ya tenían sus años.



En la casa de mi papá, Vivi tenía el "Diez años con Mafalda". Incluso mi hermano se compró "Mafalda inédita". Y cuando tenía diez años (o un poco más, no recuerdo exactamente), Vivi me trajo de la Feria del Libro el "TODA MAFALDA", con la condición de que lo dejara en su casa para que ella lo pudiera leer. Así que volví a leer todo de nuevo, ya tantas veces, que apenas leía el primer cuadrito, ya sabía todo lo que seguía. Lo mejor de todo es que no me canso, no me canso y no me canso de leer MAFALDA. Puedo releerlo y reírme mil veces, repetirlo, recordarlo, resignificarlo, actualizarlo. Y aún hoy sigo encontrando nuevos significados, sentidos ideológicos y otras cosas. Ahora, no sólo leo, sino que puedo emitir opiniones y sentar posiciones con respecto a eso, incluso reírme sin tener acuerdo.



Miguelito es mi personaje favorito.

Esa mezcla de inocencia y violencia.


De sabiduría e ignorancia.


De angelito y perverso polimorfo.


De dulzura y neonazismo.


De rebeldía y cobardía.

De megalomanía y ... megalomanía. ¡JAJA!



¡Gracias QUINO!

4 comentarios:

Herchon dijo...

Fé de "ratas":jajaja

Dónde díce que ahora podés omitir opiniones, debería decir, emitir opiniones...

Muy buena la nota. Ahora una pregunta: Me parece a mi o Mafalda Inédita estaba mal encuadernada???

Jajaja

SAbry. dijo...

¡¡LISTO!! ¡Gracias por la corrección y por no omitir tu opinión!
¡JAJA!
Adiviná en dónde está tu "Mafalda Inédita". (o las hojas que le quedan, ¡JA!)

Nicolás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
nani dijo...

me paso lo mismo que a vos con mafalda, creo que a la misma edad y en las etapas sucesivas...
inclusive ahora me sigue ayudando con el insomnio!
y todavia no se si definir como buenisimo o como tristisimo el hecho que no pierda vigencia... o es una mezcla de las dos???